domingo, 5 de marzo de 2017

Rincones de la Jara - De la Estrella a Aldeanueva de Barbarroya

"Nuestro destino no es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas"


Con el inicio del mes de marzo, hemos decidido explorar nuevos caminos y carreteras de la Jara que antes no habíamos visitado. En esta ocasión, nos dirigimos hacia la Estrella, lugar desde donde iniciamos el punto de partida.

Llegamos a La Estrella  por la Carretera de La Nava, y al entrar nos encontramos sobre una elevación la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, construida en el siglo XVI. Presenta dos pórticos de estilo plateresco, a través de uno de ellos accedemos al interior del edificio, compuesto por tres naves divididas por tres pares de columnas con capiteles sencillos en cinco tramos iguales y un sexto mas corto. Es un lugar que inspira paz y tranquilidad y que en el mes de marzo tiene un color especial.

Siguiendo la carretera que atraviesa el pueblo y al salir de él a mano derecha encontramos la CM-4104 que nos llevará hasta Aldeanueva de Barbarroya. A través del recorrido, el paisaje nos presenta cultivos de olivos mezclados con almendros que en este mes muestran todo su esplendor. La subida nos acerca hasta un camino forestal situado a la derecha, donde hacemos parada, y presenciamos la riqueza del horizonte jareño en forma de una gran dehesa y en la lejanía el viaducto de Azután, que sobre el río Tajo atraviesa la Vía Verde de la Jara.

Volvemos a retomar la CM-4104 hasta llegar al puente sobre el Río Uso. Un remanso de aguas tranquilas que reflejan en su interior el atardecer. Seguimos subiendo en nuestro trayecto y una puesta de sol nos deleita desde lo alto del cerro, más tarde encontraremos un paisaje a ambos lados de la carretera de grandes berrocales y chaparros. Los rojizos aparecen en nuestras retinas junto al cruce con la Vía Verde. Finalmente, las llanuras darán paso al siguiente pueblo de la Jara, Aldeanueva de Barbarroya. 

Aunque la mejor descripción de lo que os acabamos de contar, la tenéis como pequeña muestra en este vídeo. ¡Esperamos que os guste!




Y para terminar, unas recomendaciones para los más esparragueros: podrás encontrarlos de cambronera en esta zona, a la altura de la hoz del río Huso. ¿A quién le apetece una tortilla de este rico manjar?;)


lunes, 20 de febrero de 2017

Si quieres, puedes volver a empezar

Si pudieses volver a empezar, ¿qué harías de forma diferente?

Bronnie Ware, enfermera australiana, ha trabajado durante años con personas mayores. Decidió preguntarles sobre su experiencia vital, ya que le llamaba la atención la claridad mental y la sabiduría que mostraban estas personas.

Estas son las conclusiones que recogió:

1) Ojalá hubiese vivido como yo quería y no como otros esperaban de mí.

Al mirar en perspectiva hacia atrás, muchos de ellos se preguntaban cuántos sueños había cumplido y reconocían que podían haber tomado otras decisiones y tenido otras prioridades. La conclusión a la que llegaban algunos es que cuando estamos sanos no aprovechamos toda la libertad que tenemos para vivir como realmente queremos.

2) Ojalá hubiese tenido la valentía de expresar mis sentimientos.

Muchos de ellos reconocían que habían reprimido sus sentimientos para no tener problemas con los demás... pero al final de su vida sentían que no había merecido la pena resignarse a vivir a medio gas, ya que eso les había causado amargura.

3) Ojalá hubiese seguido en contacto con mis amigos.

Parece ser que todos nos acordamos de nuestros amigos al final de nuestras vidas y muchos sienten que no han dedicado el suficiente tiempo y esfuerzo a mantener las relaciones con sus amigos y seres queridos.

4) Ojalá me hubiese permitido ser más feliz.

Esto es algo muy común entre las personas cuando reflexionan sobre su vida. Y es que muchos no se dan cuenta hasta tarde que la felicidad es en buena parte una elección. Muchos de ellos reconocían haber vivido atrapados en viejos hábitos y patrones emocionales con un techo de felicidad poco ambicioso.


Estas personas concluyeron que si volvieran a vivir sus vidas dedicarían más tiempo a vivir como realmente hubieran querido, y no como los demás esperaban, pasarían más tiempo con sus amigos y seres queridos y se propondrían ser más expresivos, creativos y disfrutar más de la vida.

¿y tu? ¿Cual de estas cosas quieres vivir, pero vivir de verdad, para no arrepentirte por no haberlas hecho?


"Destino la Jara, te ofrece un espacio para reflexionar y para el crecimiento personal junto al espacio natural que más te conecte contigo mismo".

lunes, 6 de febrero de 2017

Caminar por la Jara es más que caminar

"Caminar es una apertura al mundo. Restituye en el hombre el feliz sentimiento de su existencia. Lo sumerge en una forma activa de meditación que requiere una sensorialidad plena. A veces, uno vuelve de la caminata transformado, más inclinado a disfrutar del tiempo que a someterse a la urgencia que prevalece en nuestras existencias contemporáneas. Caminar es vivir el cuerpo, provisional o indefinidamente. Recurrir al bosque, a las rutas o a los senderos, no nos exime de nuestra responsabilidad, cada vez mayor, con los desórdenes del mundo, pero nos permite recobrar el aliento, aguzar los sentidos, renovar la curiosidad. El caminar es a menudo un rodeo para reencontrarse con uno mismo" (David Le Breton- Elogio del caminar)




Caminar es el ejercicio físico más 'prescrito' para la salud y que dispone de múltiples ventajas. Aquí te contamos cuatro razones para que te levantes de tu sillón y salgas a caminar. En la Jara, puedes encontrar multitud de caminos para ponerte en marcha, poco a poco, en este blog, te iremos desgranando algunas de las principales rutas de senderismo que puedes tomar. 



1. Caminar reduce el estrés, te produce bienestar y mejora tu autoestima.


Caminar beneficia el estado de ánimo al liberar endorfinas, que te permiten encontrarte mejor. Si alguna vez has salido a caminar mientras estabas irritado y has vuelto más calmado y sereno sabes de primera mano que caminar puede ayudar a reducir cómo reaccionamos ante un episodio estresante. 




2. Si caminas 30 minutos al día, perderás peso.

Caminar es uno de los mejores ejercicios para perder peso, es relativamente sencillo de realizar y ligero para las articulaciones, es gratis y tienes que hacerlo a diario de todos modos. Para empezar a caminar con el fin de estar en forma, intenta comenzar con una caminata diaria de 20 minutos.
Si esto es demasiado comienza con algo más reducido. Pero fija un objetivo para alcanzar los 30 minutos diarios cada día. Una vez que lo consigas, tómate tu tiempo para pasar a un nivel más avanzado. Nunca aumentes más del 10% en un solo día con respecto al máximo de la semana anterior. Una vez que estés preparado, aumenta tu objetivo a los 10.000 pasos por día con la ayuda de un podómetro.


3. Caminar te aporta energía y te permite dormir mejor.

Quienes caminan de forma habitual tiene una menor presión sanguínea, lo cual disminuye el riesgo de ataques al corazón e ictus y además, mejora la calidad del sueño y te mantiene con energía.


4. Caminar es más fácil con un compañero y un podómetro.

Seguir tus pasos con un podómetro es clave para caminar con éxito, puedes encontrar diferentes aplicaciones móviles que te ayudarán a calcular los pasos en cada ruta. En este link te proponemos alguna sugerencia: http://tlife.guru/ocio/deporte/apps-gratis-medir-entrenamiento/ y si lo haces acompañado, disfrutarás más del ejercicio y el esfuerzo te parecerá menor.




domingo, 29 de enero de 2017

Vive intensamente. Descúbrete!

Mirando hacia el corazón, en la Jara

"Reconocer nuestra propia historia puede resultar duro, pero es mucho más fácil que pasarnos la vida escapando de ella. Asumir nuestras debilidades es arriesgado, pero no tan peligroso como renunciar al amor, la sensación de pertenencia y la dicha, experiencias todas ellas que nos hacen sentir vulnerables. Solo cuando tengamos la valentía suficiente para explorar nuestros lados oscuros descubriremos el poder infinito de nuestra luz" (Brené Brown)

Si quieres vivir una vida intensa y plena no seas demasiado estricto con lo que llega a ti. Uno no puede elegir siempre lo bonito y echar a un lado lo feo, porque la vida está formada por esas dos partes y se vive al completo, igual que la luz necesita a la sombra y la sombra a la luz como un inseparable conjunto.

Si quieres alegría, tendrás que aceptar que la tristeza también estará ahí, si quieres amor tendrás que comprender que quien ama se expone a la posibilidad de salir herido, si quieres estabilidad tendrás que aprender a caminar sobre arenas movedizas, si quieres certezas, tendrás que aceptar la incertidumbre.

Si esto es así, ¿por qué no reconocer tu vulnerabilidad, aceptarla e integrar tus emociones como una parte más de tu vida? Ser todo aquello que ya eres y también lo que niegas ser y buscar el equilibro entre ambas opciones. Ahí está la clave. ;)

domingo, 15 de enero de 2017

Abraza un olivo o una encina en la Jara

Al hilo de una publicación que ví en Facebook hace unos días, ayer decidí vivir la experiencia de abrazar un árbol. ¿Lo has probado alguna vez? Yo, te lo aconsejo. Me resultó tremendamente gratificante y sentí como su energía formaba parte de mi. Quizá os pueda parecer ridículo o una tontería o cosa de locos, pero en el momento del abrazo, cuando lo vives de una forma mágica, se establece una conexión especial que te une con la naturaleza.

Son varios los estudios científicos que hablan de los beneficios de abrazar árboles. Uno de ellos, publicado en el libro de Matthew Silverstone, Blinded by Science, dice que simplemente el hecho de estar cerca de uno, ya es beneficioso para nuestra salud, pero cuando los abrazamos cambia nuestra frecuencia vibratoria. Entre otras cosas positivas, alivia dolores de cabeza y mejora los síntomas que se producen con la depresión y la ansiedad.

También Svetlana Spitzberg, en su libro "Secretos de Longevidad y Rejuvenecimiento" nos recomienda sentarnos junto a un árbol con la columna bien pegada al tronco para rejuvenecer. Según ella, la energía que nos transmite nos quita 3 años de encima. Uoooh! ¿Puede haber un remedio más sencillo, económico y agradable como elixir de juventud?


Minas de Santa Quiteria
Las culturas milenarias consideran al árbol como una parte central de la vida en la Tierra y desde un enfoque evolutivo hasta los antepasados del ser humano los eligieron para vivir en ellos. Los árboles, por tanto, nos ayudan a conectarnos con la energía de la naturaleza y nos permiten relajarnos, fortalecernos y porqué no, sanarnos.

Jesús pasó horas orando en un monte de olivos, Buddha recibió la iluminación bajo una higuera. Los druidas eligieron como árbol fuente de sabiduría el roble, los cátaros, la acacia y los enamorados buscan el tilo y en la Jara buscamos la energía del olivo y el alcornoque, encina o chaparro, como le decimos por aquí. Estos dos árboles son los que predominan en la zona, sus raíces están aferradas profundamente a esta bendita tierra.

El olivo, tradicionalmente en la Jara ha sido fuente de riqueza y producción, la planta madre del aceite virgen, el oro de la Jara. Alonso de Herrera, agrónomo y escritor español y talaverano, allá por el siglo XVI decía que “este árbol es de mucha vida, que cuasi es sempiterno, y aunque muchos años le dexen sin labrar no peresce…y en retornando sobre él, él retorna sobre sí, y de viejo se hace nuevo, de enfermo sano, de estéril frutífero, de seco verde”. 

Olivar en  Buenasbodas
La energía del olivo es altamente beneficiosa, transmite una sensación de paz y serenidad, alimenta los circuitos mentales permitiendo que se equilibren y recuperen su ritmo natural. Si le abrazas, te sientas o te recuestas sobre su tronco sentirás su apoyo incondicional, como el de un viejo amigo.

El alcornoque y la encina o chaparro, primos hermanos de la misma especie, son árboles robustos, fuertes y muy protectores. Tienen grandes cualidades energéticas. Abrázalos cuando estés en baja forma física o con bajo estado de ánimo y te aportarán fuerza y seguridad.

Finalizo el post con una recomendación: Ven a la Jara, pasea entre dehesas, como la de Gargantilla o cualquiera de los olivares que recorren esta tierra de norte a sur, acércate a ellos, camina por ellos, elige tu árbol y pídele permiso para compartir ese instante. Recuéstate en él o abrázate a el, según lo sientas en ese momento y disfruta de la entrada de su energía en tu interior. Al finalizar no olvides agradecer a la naturaleza el hecho de vivir ese momento mágico que te ha permitido recargar las pilas.

domingo, 1 de enero de 2017

Destino la Jara es una nueva forma de ver las cosas


Comenzamos esta andadura a la par que el año 2017. Destino la Jara es un proyecto que combina el turismo sostenible con el desarrollo personal y profesional, a través de herramientas de coaching y en el marco natural de la Jara. Comprometidos con esta tierra, queremos favorecer su desarrollo de forma simultánea con el desarrollo de las personas y empresas que quieran participar en el programa.

Destino la Jara nace para acercar a personas y a equipos de trabajo al entorno natural y rural jareño, para vivir experiencias con las que refuercen sus competencias profesionales, enfoquen adecuadamente sus objetivos y clarifiquen su estrategia para alcanzar sus metas.